El cloro de las piscinas, las cremas solares y la sal del agua del mar irritan los ojos
El cloro de las piscinas y las cremas solares producen una inflamación de la conjuntiva provocada por sustancias tóxicas, esto es una conjuntivitis química.
El cloro, una sustancia con gran capacidad desinfectante, puede llegar a provocar daños en la superficie ocular con síntomas como dolor intenso, enrojecimiento, hinchazón y visión borrosa. Este problema aparece de forma frecuente en niños, que suelen permanecer mucho tiempo en la piscina con los ojos abiertos y sin la protección adecuada. También las cremas solares contienen componentes tóxicos para el ojo y producen escozor, pérdida de nitidez en la visión y lagrimeo.
En la playa, es posible que el alto contenido en sales del agua del mar te ocasione una conjuntivitis irritativa, algo muy molesto que puede arruinarte el verano.
En todos estos casos es importante tener a mano un baño ocular con ácido hialurónico que proporcione alivio inmediato a la irritación ocular y también gotas humectantes para restaurar el equilibrio de la lágrima.
La arena de la playa puede producir una microabrasión de la córnea
Otro enemigo en verano es la arena de la playa cuando entra en los ojos. Si además nos frotamos, puede llegar a producir microabrasiones en la córnea. En estos casos, nada mejor para retirar la arena del ojo que un baño ocular con ácido hialurónico, seguido de la aplicación de gotas humectantes que también contengan este ingrediente.
El ácido hialurónico es un humectante extraordinario que tiene efecto regenerativo sobre la córnea, ya que se une al receptor CD44 y favorece la proliferación de células del epitelio corneal.
Gracias a su acción cicatrizante y regeneradora, es especialmente útil en estos casos.
kit para ojos irritados.png
Un kit de primeros auxilios para los ojos es indispensable en el verano
Disop pone a disposición de las ópticas el primer Kit de primeros auxilios del mercado, creado para aliviar la irritación ocular de forma inmediata.
Consta de tres elementos: un baño ocular para limpiar los ojos y retirar las sustancias irritantes, una bañerita oftálmica y unas gotas humectantes para restablecer el equilibrio de la lágrima.
Acuaiss Baño ocular para la limpieza de tus ojos.
Contiene ácido hialurónico y su composición es muy similar a la de la lágrima. Su aplicación proporciona en el acto una enorme sensación de frescor y confort. Contiene una bañera oftálmica que permite una aplicación muy cómoda del producto.
Acuaiss Dual Gotas para la hidratación de tus ojos.
Su fórmula contiene dos agentes humectantes y lubricantes: ácido hialurónico e hidroxietilcelulosa. Restaura de forma inmediata el equilibrio de la lágrima, eliminando el picor, el escozor y la sensación de arenilla.